miércoles, 20 de mayo de 2009

La muerte de un poeta no se llora


Esta mañana mi amigo ha conocido a Mario por primera vez.

Ha nacido para él
y con para él quizá para miles.

La muerte de un poeta no se llora
porque con los ojos húmedos no se puede leer.

5 comentarios:

Magah dijo...

Así es.

Además no ha muerto.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Sí, esos dos versos finales son un aforismo absolutamente redondo.

Besos
Marian

Anónimo dijo...

Y porque Mario escribio que hasta las lagrimas suben de precio.
Un beso, guapa.

A.

Elisa Berna Martínez dijo...

La muerte de un poeta no se llora
porque con los ojos húmedos no se puede leer.

Nadie podría decirlo mejor. Sin palabras me quedo.

Un abrazo!

Antonio Rico dijo...

Joder, mira que me cuesta a mí dejar comentarios, pero es que a veces te salen entradas perfectas.

Excepcional, chica.

 
Creative Commons License
Palabras de Lilith by Eva Torices 2008 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 España License.