martes, 1 de septiembre de 2009

…y viceversa.


Te conocí en la media sonrisa
que el sexo esboza en las bocas de las mujeres.
¡Ay!... tenías ese descaro helado
de los paisajes inaccesibles…

Luego te escondiste en la mirada torcida
que los celos enquistan en los ojos de los hombres.
¡Ay!... el descaro se volvió careta…
y el corazón, paisaje.

2 comentarios:

RIOL dijo...

No creo que seamos tan retorcidos los hombres... si lo dices por cualquier otra situación...es precioso de todos modos

Lilith dijo...

Es memoria ancestral de género.

 
Creative Commons License
Palabras de Lilith by Eva Torices 2008 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 España License.