viernes, 6 de junio de 2008

Esperanza


Cansada de luchar sin fuerzas,
de vivir sin aire,
rebusqué entre los pedazos de mi felicidad pasada
apartando los despojos de quien fui

y encontré (casi un milagro)
un minuto indemde del desastre,
un instante sano, un segundo alegre

desde donde ahora escribo.

12 comentarios:

toni bascoy dijo...

Hola, Lilith:
He llegado aquí por casualidad y me he detenido un ratito. Mañana espero poder leerte con más calma, pero por ahora me ha gustado lo que he visto. Un saludo: T.

Haideé Iglesias dijo...

Los segundos son eternos cual aire impregnada de aliento. Vivir para descubrir. En armonia desde dentro. Feliz dicha para traer consuelo.
Estoy.

Anónimo dijo...

Tęsknota

Lilith dijo...

Yo tesknota también. Obviamente no sé conjugarlo.

Escéptico dijo...

En esa lista de canciones algunas quedaron fuera. Es lógico que no quepan todas, dirás. Y es cierto. Y nada más.

Escéptico dijo...

¿Zaragoza accidentalmente porque fuiste a parar allí por algún contratiempo o porque estás de paso?

Haideé Iglesias dijo...

Me gustaría saber que significa tesknota, pero tampoco me es imprescindible o sea que puedo vivir sin saberlo durante el resto de mi vida. Pero nunca esta demás saber cosas nuevas.¿Podeis ayudarme?

Escéptico dijo...

El mundo es demasiado ancho como para estar de paso por él. Incluso los desarraigados necesitamos lanzar algunos cabos que luego, pasado el tiempo, nos sirvan de referencia, que nos posicionen. Para no perdernos en mares de nostalgia. O para no perder la cordura.

Escéptico dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Escéptico dijo...

Cançó del bes sense port

Anónimo dijo...

Hastiado de verte luchar renuncié a ser tu hombro, a ser la mejilla que seca tus lágrimas y el rubor que cubre tu rostro. Permanecí inmóvil ante la incredulidad de tu mirada, primero, y el desprecio de tus ojos, después. No quisiste comprenderme. No te culpo, yo tampoco lo hice. Rebusqué también en mi felicidad pasaba, pero no encontré los despojos de quien fui, porque todos y cada uno de ellos estaban impregnados de tu ser. Ahora, ¿demasiado tarde?, respiro, y desde la ausencia de mi singularidad, a ti entregada, te escribo.

Lilith dijo...

Es duro, real, triste, real, profundamente hiriente, afilado, amargo, real, destila el patetismo familiar de la miseria humana, es real, duro y real, muy duro y muy real.

¿Hay una faceta egoísta en los luchadores? ¿En el fuego de la batalla se fragua el narcisismo? ¿Los perdedores saben amar? ¿Los ganadores pueden amar?

 
Creative Commons License
Palabras de Lilith by Eva Torices 2008 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 España License.