miércoles, 10 de septiembre de 2008

La ternura de tu hocico

.
La ternura de tu hocico
me conmueve
y en tu paso incierto y suave
me detengo.

Entre tus ojos y los míos
hay kilómetros de años
pero un mismo
estoico afecto.


(para Parche)

3 comentarios:

Erosè dijo...

Hecho de menos a mi gatita... No me acostumbro a estar sin un gato arañándome las piernas y los brazos, sin un gato que destroce mis apuntes y se duerma sobre ellos... sin poder ver su figura en la ventana, al tralsuz, cuando toma el sol de invierno.

Sniff.

Lilith dijo...

Yo la echo terriblemente de menos. Hay una quietud y ternura particulares en la vida compartida con un gato. Echo de menos levantarme de madrugada al baño y pasarme por su sofá para verla medio despierta y maullando a medias en busca de una caricia en la cabeza, verla estirarse, sentir la vibración de sus músculos al hacerlo y regresar satisfecha a mi cama por haber hecho posible que ella esté viva y feliz en lugar de muerta.

Ender Wiggins dijo...

vaya. me uno al club de adictos en rehabilitación :-(((

por cosas de la vida, mi gato ha sido adoptado por mi hermano, que también gusta de los gatos. Y la verdad, hecho de menos sus conversaciones (a su estilo, eso si). esos despertares que me proporcionaba, intentando hacerme tropezar en el camino de la cama al baño eran tremendos... en fin.

Snif.

 
Creative Commons License
Palabras de Lilith by Eva Torices 2008 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 España License.